Consejos,Curiosidades,Familia

Vivir Soñando.

Sea cual sea el significado que el sueño tenga para ti, siempre será importante que tengas tu dosis diaria necesaria, de lo contrario, tu humor puede sufrir las consecuencias de la falta de descanso.  Ahora bien, si eres un entusiasta del arte de interpretar los sueños disfruta de cada uno de ellos y luego, de su correspondiente análisis.

Según antiguas civilizaciones, los sueños son la puerta a mundos que despiertos, ni osaríamos buscar, o siquiera imaginaríamos conocer, por lo que, siempre han representado un mundo subjetivo, que toma la forma de aquel que está durmiendo, o que sueña despierto en algún momento; y gracias a la ciencia y la tecnología, hoy en día hemos podido constatar que, dormir no es solo una actividad que corresponde a la pereza, sino que más bien, el cuerpo exige ponerse en descanso, con el fin de poder generar esos recursos que necesita metabolizar para funcionar y que además, solo pueden ser transformados en materia útil cuando el organismo se encuentra en reposo. A saber, es durante el sueño que crecemos y que nuestras células cerebrales se multiplican y cargan, para poder aprender.

A saber, las distintas culturas que se han desarrollado en el mundo han dado al sueño y a sus visiones distintos significados y distintos colores, por ejemplo, en ciertos países se dice que soñar con que se nos caen los dientes es un mal presagio, que suele acompañar a la noticia de alguna muerte familiar, cuanto mas cercanos a los dientes frontales es el que se cae, más cercano a ti será la persona que fallezca.

Por otro lado, se dice que, algunos sueños aterradores encierran, más bien, esperanzas maravillosas, como las personas que sueñan con algún tipo de muerte, quienes aparentemente están siendo avisadas por el destino acerca de una nueva vida que se estará formando en las entrañas propias o en algunas bastante cercanas.

De igual manera, para evitar que los hechizos de estas visiones se hagan realidad, los viejitos y viejitas de ciertas partes de Suramérica aconsejan contar los sueños, únicamente cuando ya el que los soñó haya tomado un primer sorbo de café, lo cual le hará inmune a cualquier clase de encantamiento nocturno.